Riosucio es un municipio colombiano reconocido por su carnaval y sus gran número de festividades típicas. Está localizado al occidente del departamento de Caldas, en el Alto Occidente y con la mayor área y población municipal de esa región por encima de municipios como Supía y Filadelfia, además a las personas nativas de Riosucio se les llama riosuceña y riosuceños.

Geografía

Su territorio limita al norte con el Departamento de Antioquia y al este con el Departamento de Risaralda y se encuentra en el llamado Eje Cafetero colombiano, por lo cual su economía gira en la explotación y exportación del grano. El área rural de Riosucio es de 39.036 h y 16.090 h en la zona urbana.

El municipio de Riosucio ocupa el tercer lugar en Caldas en población rural, con 39 036 habitantes; son 100 veredas, 2 corregimientos y cuatro Resguardos Indígenas: Nuestra Señora Candelaria de la Montaña, Cañamomo y Lomaprieta, San Lorenzo y Escopetera y Pirza, siendo un verdadero santuario de la raza indígena. El término “Resguardo” se refiere al territorio que la parcialidad ocupa y el cual es propiedad colectiva, inembargable, imprescriptible e inalienable de ella.

Los límites municipales son: al norte con los municipios antioqueños de Jardín, Támesis y Caramanta al sur los municipios risaraldenses de Quinchía y Guática, al occidente el municipio risaraldense de Mistrató y al oriente con Supía y Filadelfia.

Teléfonos de organismos públicos

  • Policia: (57) (6) 859 44 55
  • Bomberos:(57) (6) 859 14 32 -(57) (6) 859 15 55
  • Tránsito: (57) (6) 859 23 06

El Carnaval de Riosucio

El Carnaval de Riosucio tiene lugar cada dos años alrededor del 6 de enero y es considerado patrimonio inmaterial cultural de Colombia.

Su origen se remonta al evento en el que dos pueblos fundados entre los siglos XVI y XVII “Quiebralomo y la Montaña”, se disputaban el territorio que se extiende al pie del Cerro Ingrumá lo que resultó en una declaración de enemistad.  Los dos curas Párrocos, en histórica alianza logran unirlos fundando con ambos a Riosucio  en 1.819; de ahí el exclusivo diseño urbanístico basado en las dos plazas principales a solo una cuadra de distancia una de otra.Se considera que el seis de enero de 1.847 los indígenas de la Montaña intervinieron por primera vez con sus ritos del aborigen culto a la tierra en la fiesta de los reyes magos venida de Quiebralomo; en esta se mezclaban desde antaño danzas y cantos de origen africano con teatro sacro español y formas coreográficas de ancestro europeo y surgieron entonces las “Diversiones Matachinescas” con leyes festivas que ordenaban la reconciliación de los antiguos rivales.

Carnaval de Riosucio

No es un Diablo religioso, ni tampoco es una fiesta anticristiana.  El Carnaval no toca la religiosidad de los hombres.  Es un estado anímico heredado de la tradición cultural aborigen y de la mezcla de culturas y razas que vivió la parte occidental de lo que hoy  se llama Caldas. El Diablo es un espíritu inspirador de muchas cosas como: la preparación de los oídos para la música y el cuerpo para la danza.  Es quién inspira a los escritores y poetas para fabricar los versos y canciones.  Es un espíritu bueno de la tradición, custodio simbólico de la fiesta.El Carnaval de Riosucio es la demostración de la cultura de un pueblo, que se formó con la integración indígena, la negra africana y la blanca europea, cultura muy especial que ha tenido representantes en todos los géneros de la creación artística y espiritual.El Carnaval se halla estructurado como un extenso poema dramático escrito de manera colectiva por los “matachines” o carnavaleros de más honda mística y capacidad literaria.

El carnaval se compone de:

  • El decreto: es un mandato en verso donde se critica humorística y constructivamente la gente, los gobernantes y los acontecimientos de Riosucio.
  • El convite: es una convocatoria teatral y es la preparación en diciembre antes de los seis días de carnaval en enero.
  • La chirimía: es un conjunto musical compuesto por: maracas, flautas traveseras y de carrizo, bombo y redoblante.
  • Las corralejas

Galería